La 4ª Revolución Industrial


“La Cuarta Revolución Industrial, finalmente, cambiará no sólo lo que hacemos sino también lo que somos. Afectará nuestra identidad y todos los temas asociados con ella: nuestro sentido de la privacidad, nuestras nociones de propiedad, nuestros patrones de consumo, el tiempo que dedicamos al trabajo y al ocio, y cómo desarrollamos nuestras carreras, cultivamos nuestras habilidades, conocemos gente y cultivamos las relaciones.”

Klaus Schwab, La Cuarta Revolución Industrial

El futuro de la economía global es digital. La Cuarta Revolución Industrial se basa en el impacto de la Revolución Industrial inicial del siglo XVIII, que utilizó la energía del agua y el vapor para mecanizar la producción; la Segunda, que utilizó la energía eléctrica para crear la producción en masa; y la Tercera, que utilizó la electrónica y la tecnología de la información para automatizar la producción.

Ahora la Cuarta Revolución Industrial, caracterizada por una fusión de tecnologías que difumina las líneas entre las esferas física, digital y biológica, está teniendo un gran impacto no sólo en los sistemas, sino también en su velocidad y alcance.

La revolución industrial tiene el potencial de aumentar los niveles de ingresos mundiales y mejorar la calidad de vida en todo el mundo. La 4ª Revolución Industrial está cambiando nuestras vidas para que sean más saludables y duraderas debido a los avances en las ciencias biomédicas, la seguridad automotriz y la innovación tecnológica en la producción. Como consumidores, ahora disfrutamos de un acceso asequible a nuevos productos y servicios desde cualquier parte del mundo y los avances en telecomunicaciones han significado que más del 30% de la población mundial utilice los medios sociales para comunicarse y estar informados. Por lo que respecta a la oferta, el impacto en el aumento de la eficiencia y la productividad también es evidente a través de canales de distribución, comunicaciones y logística más rentables.  La conectividad de los mercados en el comercio mundial ha aportado beneficios bien documentados en las esferas del crecimiento económico y la diversificación.

La cuarta revolución industrial en el África subsahariana

Para quienes están familiarizados con el potencial del África subsahariana, no es de extrañar que exista un impulso regional para superar los desafíos del desarrollo que son la pobreza persistente, el subdesarrollo de las infraestructuras y la escasez de personal cualificado. De hecho, muchos países africanos se están convirtiendo en los nuevos líderes mundiales de la transformación tecnológica en su empeño por pasar de la dependencia de los productos básicos a aprovechar los beneficios de la innovación, no sólo para un mercado de la energía sostenible, sino también mediante la diversificación económica y el aumento de la productividad en una amplia gama de industrias existentes y nuevas.

Transformación digital de las economías subsaharianas

Para quienes están familiarizados con el potencial del África subsahariana, no es de extrañar que exista un impulso regional para superar los desafíos del desarrollo que son la pobreza persistente, el subdesarrollo de las infraestructuras y la escasez de personal cualificado. De hecho, muchos países africanos se están convirtiendo en los nuevos líderes mundiales de la transformación tecnológica en su empeño por pasar de la dependencia de los productos básicos a aprovechar los beneficios de la innovación, no sólo para un mercado de la energía sostenible, sino también mediante la diversificación económica y el aumento de la productividad en una amplia gama de industrias existentes y nuevas.

Desarrollo de habilidades digitales

Se estima que en el África subsahariana vivirá el 17% de la población mundial en edad de trabajar y una cuarta parte de la población mundial menor de 25 años para el año 2030, lo que dará como resultado una fuerza de trabajo que habrá aumentado más que el resto del mundo en su conjunto.

“Al aprovechar esta oportunidad demográfica, el África subsahariana tiene el potencial de desencadenar nuevas posibilidades económicas creadas por las industrias y los mercados de trabajo futuros, aumentar drásticamente la productividad laboral y los ingresos per cápita, diversificar su economía y convertirse en un motor del crecimiento económico estable, el talento altamente cualificado y la creación de empleo en los próximos decenios.”

El futuro de los empleos y las competencias en África, Preparación de la región para la Cuarta Revolución Industrial, Foro Económico Mundial, mayo de 2017
Klaus Schwab, La Cuarta Revolución Industrial

El Foro Económico Mundial considera que el África subsahariana está captando sólo el 55% de su potencial de capital humano frente a una media mundial del 65% y, por lo tanto, no está preparada para aprovechar las oportunidades de sacar provecho de los beneficios de la Cuarta Revolución Industrial. Los gobiernos y los empleadores de toda la región ya identifican a la mano de obra insuficientemente calificada como un obstáculo importante para el crecimiento económico. Ya se ha empezado a trabajar en el desarrollo de capacidades orientadas al futuro y en el apoyo a un diálogo constructivo entre los sectores público y privado para una reforma urgente y fundamental de los sistemas educativos y de las políticas laborales, con el fin de preparar a la mano de obra para el futuro.